imagen Remedios caseros para las quemaduras
Medicina natural

Remedios caseros para las quemaduras

Las quemaduras, además del dolor que producen, pueden dejarnos una marca en la piel si no se tratan correctamente. Tanto para aliviar el malestar, como para evitar marcas permanentes en nuestra piel, en remedioscaserosdiarios.com te mostramos los mejores remedios caseros contra los efectos de las quemaduras.

Las quemaduras producidas por despistes en la cocina o simplemente por torpeza tuya o de otros, son en ocasiones difíciles de quitar y suelen dejar alguna que otra marca.

En algunos de los casos donde se han producido quemaduras con aceite caliente o con fuego, se recomienda acudir al médico para que realice las pruebas pertinentes y determine el grado de quemadura que ha sufrido tu piel por el proceso.

En esos casos, será el médico el encargado de recetar los medicamentos que crea oportunos para combatir el dolor y prevenir las infecciones así como revisiones para observar el estado de evolución de la misma.

En otras ocasiones las quemaduras son leves y no resulta necesario acudir al médico por ellas, ya que no representan ningún estado de alerta para la salud y se pueden curar con una serie de remedios caseros que hoy te vamos a enseñar.

El mejor remedio para tus quemaduras es aplicar aceite de lavanda

Este aceite presenta unas propiedades antisépticas y analgésicas, las cuales actúan calmando el dolor y previniendo la aparición de bacterias en la zona quemada.

Se puede aplicar directamente para calmar de manera poco prolongada el dolor y quemazón de la misma o por otra parte aplicar en una gasa o paño limpio si lo que se necesita es seguir con la rutina.

En ambas ocasiones se deberá repetir la aplicación durante unos 3 o 4 días hasta que la zona mejore, siendo en el caso de utilizar gasas el cambio de las mismas cada 2 o 3 horas para evitar posibles infecciones.

Cataplasma de té negro, un buen remedio casero

El té negro actúa como alivio de las quemaduras de piel leves. El ácido tánico que presenta dicha bebida es beneficiosa para poder acabar con el calor presente en la quemadura y por tanto disminuir el dolor que esta ocasiona.

Para aplicarla solo tendrás que poner 3 bolsas de té negro en una disolución de agua fría y dejar que se integre durante unos minutos. Pasado ese tiempo lo que se debe hacer es retirar las mismas y aplicar esa agua directamente sobre la quemadura para poder así notar un alivio instantáneo.

Otra forma de usar dichas bolsas es aplicándolas directamente en la herida y cubriéndolas con una gasa para evitar que se desplacen, proporcionando así un mayor alivio de la lesión mientras estas estén frías.

Aplicar miel a las heridas de tus quemaduras

La miel posee un poderoso poder desinfectante y cicatrizante, el cual es perfecto para este tipo de lesiones cutáneas.

Cuando se trata de una quemadura leve, se debe aplicar unas cucharadas de miel en una gasa y ponerla encima de la herida para que no se deslice, con esto se proporcionará un potente desinfectante de los tejidos quemados proporcionando a su vez un alivio inmediato en la zona.

Dicha gasa con miel se debe cambiar entre 3 y 4 veces al día, para garantizar así una rápida cicatrización de la zona afectada.

Si te quemas ten cerca vinagre de cocina

Cualquier vinagre que tengamos por casa para cocinar diluido en agua, va a proporcionar el remedio necesario para poder combatir las quemaduras menores que se producen en casa.

El vinagre presenta un gran poder analgésico y antiséptico el cual proporciona un alivio casi inmediato del tejido afectado, aparte de desinfectar dicha zona quemada para evitar la entrada de bacterias que puedan empeorar la herida.

Para ello solo se debe diluir la misma cantidad de vinagre en agua y aplicar en una gasa, que se colocará encima de la zona quemada para poder beneficiarte de sus propiedades.

Para poder observar unos resultados rápidos y con las mejores condiciones, se debe cambiar la gasa empapada en la solución entre 2 y 3 veces al día, proporcionando así una mejor protección.

Remedio casero con hojas de Llantén mayor

Esta planta nativa de Europa y Asia, posee unas cualidades anti-inflamatorias, antimicrobianas, anti-hemorrágicas y expectorantes, las cuales van a ayudar en el proceso de curación de las heridas causadas por quemaduras leves.

Para ello solo se debe coger unas cuantas hojas de la misma y triturarlas con un poco de agua, consiguiendo un jugo el cual tendrás que aplicar directamente sobre la herida para notar de forma inmediata los efectos de la planta.

Por otra parte, puedes triturar las hojas con un mortero de cocina y luego aplicarlas en la herida con una gasa; para que así proporcione los efectos durante todo el tiempo que tengas las hojas en contacto con la herida.

Propiedades curativas del aloe vera

Entre las múltiples propiedades que se observan del aloe vera, la que hoy en día se sigue empleando es su aplicación contra las quemaduras leves.

Dicha planta presenta unas propiedades analgésicas y astringentes, las cuales ayudan a calmar la herida y evitar que la piel se quede con cualquier tipo de marca ocasionada por la lesión.

Para aplicar en quemaduras, lo primero que debes hacer es lavar la herida para limpiar bien la zona con agua y jabón o vinagre, una vez que la zona se encuentre desinfectada, lo que se debe hacer es cortar una hoja de la planta y aplicar la salvia de la misma directamente sobre la herida ocasionada por la quemadura, aportando con ello una alivio instantáneo del dolor ocasionado.

Para poder contar con un alivio duradero del dolor y evitar la aparición de marcas ocasionadas por la quemadura, se debe aplicar la solución de la planta durante 3 o 4 veces al día, pudiendo conservar la misma en la nevera para evitar que se estropee.

Aplicar jugo de cebolla a la quemadura

Para los amantes de la cebolla o a los que no les importe el olor, este es uno de los mejores remedios caseros para tratar las heridas ocasionadas por quemaduras, sin dejar ninguna marca.

La cebolla recién cortada, presenta unos compuestos de azufre y de quercetina, los cuales actúan limpiando la zona afectada de posibles infecciones latentes y calmando el dolor de la herida.

Para aplicarla solo tienes que cortar una cebolla y triturarla para obtener así el jugo de la misma, una vez que esté bien triturada la debes aplicar directamente sobre la herida y repetir el proceso 4 veces al día para garantizar una rápida curación y sin ninguna marca.


Ahora solo te pediría el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales, para así llegar a más gente que pueda necesitar nuestra ayuda. Solo tienes que hacer click en uno de los botones que verás arriba. ¡Muchas Gracias!
Comentarios