imagen Pancreatitis remedios naturales
Remedios naturales

Pancreatitis remedios naturales

La pancreatitis es una inflamación del páncreas. Esto sucede cuando hay congestión en el flujo de las enzimas digestivas y estas enzimas comienzan a atacar el páncreas. Por lo tanto, la persona afectada puede sentir una molestia en la región abdominal.

La pancreatitis prolongada puede reducir la funcionalidad del páncreas, llevando a una disminución en su capacidad para producir cantidades normales de enzimas y hormonas digestivas. Esto afecta el desempeño del páncreas, causando mala absorción de nutrientes y a menudo resultando en enfermedades como la diabetes.

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, NIDDK), alrededor de 275.000 adultos estadounidenses son ingresados en el hospital por pancreatitis aguda cada año[1].

¿Qué es el páncreas?

El páncreas es una glándula plana profundamente arraigada en el abdomen. Es un órgano vital asociado con la producción de varias enzimas y hormonas responsables del buen funcionamiento del sistema digestivo.
Las enzimas digestivas se liberan en el duodeno, donde se dirigen a las proteínas y grasas para su absorción. Las células especializadas del páncreas segregan hormonas mutuamente antagonistas, es decir, insulina y glucagón, en el torrente sanguíneo para regular los niveles de azúcar en la sangre.

La insulina absorbe el exceso de glucosa del torrente sanguíneo cuando los niveles de azúcar en sangre son altos, mientras que el glucagón libera la glucosa almacenada en el torrente sanguíneo según las necesidades del cuerpo.

Tipos de pancreatitis

La pancreatitis puede presentarse en formas agudas y crónicas.
La pancreatitis aguda es una afección en la que la inflamación dura poco tiempo (la mayoría de los casos de pancreatitis aguda mejoran en una semana y los pacientes pueden irse a casa después de 5 a 10 días de hospitalización), mientras que la pancreatitis crónica se caracteriza por duraciones más largas que duran más de años de inflamación y efectos asociados.

Pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda es una inflamación repentina del páncreas, con molestias asociadas que van desde dolor leve hasta moderado. A través del tratamiento adecuado, la mayoría de los pacientes pueden recuperarse completamente, pero en casos graves, la pancreatitis aguda puede resultar en infección, sangrado dentro de la glándula, formación de quistes y daño tisular grave.
La forma grave de pancreatitis se asocia con daño a otros órganos vitales, incluyendo los pulmones, los riñones y el corazón.

Causas de la pancreatitis aguda

  • Cálculos biliares: La causa más común de pancreatitis aguda, los cálculos biliares pueden obstruir la trayectoria de las enzimas digestivas y las hormonas, y esta obstrucción puede llevar a una inflamación del páncreas.
  • Grasas excesivas llamadas triglicéridos en la sangre: Los niveles elevados de triglicéridos pueden causar daño inducido por los radicales libres a las células pancreáticas.
  • Abuso de alcohol: El consumo excesivo de alcohol es una amenaza potencial para el páncreas.
  • Pancreatitis autoinmune: Es un tipo raro de pancreatitis causada por el sistema inmunológico del cuerpo que ataca el páncreas.
  • Lesión: Una lesión en el páncreas en el caso de una lesión abdominal o automovilística directa puede causar inflamación en el páncreas.
  • Fibrosis quística: La fibrosis quística es una enfermedad genética crónica que se caracteriza por una producción anormalmente espesa y pegajosa de moco que constriñe los pasajes de los pulmones y los sistemas digestivos.
  • Ciertos medicamentos que contienen estrógeno, corticosteroides y ciertos antibióticos juegan un papel esencial en el desencadenamiento de la pancreatitis, ya sea como un efecto tóxico directo o como un efecto secundario.
  • Las reinfecciones virales de las paperas en la edad adulta son una causa poco frecuente y probable de pancreatitis.

Síntomas de Pancreatitis Aguda

  • Náusea
  • Vómitos
  • Abdomen hinchado y sensible que se siente peor después de comer
  • Dolor en la parte superior del abdomen
  • Dolor abdominal que se irradia a la espalda
  • Fiebre
  • Pulso rápido

Pancreatitis crónica

La pancreatitis crónica se manifiesta por eventos recurrentes de inflamación pancreática acompañada de dolor leve a moderado o severo en la región abdominal.
La pancreatitis crónica afecta el sistema digestivo del individuo, afectando la absorción de nutrientes en el intestino delgado. A pesar de una dieta sana, las personas que sufren de pancreatitis crónica con frecuencia pierden peso, debido a la incapacidad del sistema digestivo para absorber los nutrientes.

La pancreatitis aguda recurrente puede progresar a formas crónicas. La pancreatitis crónica puede llevar a la cicatrización y puede hacer que el páncreas sea disfuncional de por vida.

Síntomas de Pancreatitis Crónica

  • Dolor abdominal recurrente o incluso constante, que puede ser intenso
  • Pérdida de peso involuntaria y constante causada por la mala absorción de los nutrientes requeridos por el cuerpo.
  • Heces grasosas y con mal olor (esteatorrea)
  • Diabetes, como consecuencia de la pérdida de la funcionalidad de las células productoras de insulina en el páncreas.

Causas de la pancreatitis crónica

1-El consumo de alcohol es un factor de riesgo potencial en aproximadamente el 70 por ciento de los casos[2].
2-Hipertrigliceridemia: Niveles elevados de triglicéridos.
3-Un conducto pancreático estrecho; un bloqueo del conducto pancreático por cálculos biliares o pancreáticos, que impide el paso de enzimas digestivas u hormonas.
4-Fibrosis quística, caracterizada por una producción anormalmente espesa y pegajosa de moco, que interfiere con el paso suave de los fluidos en los pulmones y el sistema digestivo.
5-Hereditario: Pancreatitis familiar que se hereda en la familia.
6-La hipercalcemia puede engendrar una lesión en el páncreas a través de la acumulación de proteínas secretoras.
7-La pancreatitis se puede identificar con varias enfermedades autoinmunes, a saber, enfermedad intestinal inflamatoria, artritis reumatoide, cirrosis biliar primaria, síndrome de Sjogren, fibrosis retroperitoneal, sarcoidosis y colangitis esclerosante.
8-Los episodios recurrentes de pancreatitis aguda pueden adquirir una forma crónica.

¿Dónde se siente el dolor de la pancreatitis?

Tanto la pancreatitis aguda como la crónica se caracteriza por dolor en el área abdominal superior, generalmente debajo de las costillas. El dolor abdominal superior medio-izquierdo es un síntoma común, independientemente de la forma diagnosticada de pancreatitis. La duración del dolor oscila entre unos pocos minutos y varias horas seguidas.

  • Dolor leve al principio que empeora después de comer o beber.
  • Dolor que puede agravarse al acostarse boca arriba y puede reducirse al inclinarse hacia adelante en una postura sentada.
  • Dolor constante y severo que dura varios días
  • Dolor que se irradia hacia la región de la espalda
  • Algunas veces, dolor que abarca la parte superior del cuerpo y la espalda en un patrón similar a una banda

La intensidad del dolor está asociada con la causa de la pancreatitis. Un dolor punzante repentino que se irradia a la espalda es un síntoma de pancreatitis inducida por cálculos biliares, mientras que un ligero dolor localizado es indicativo de pancreatitis inducida por el alcohol.

Diagnóstico de la pancreatitis

Se prescribirá una combinación de exámenes de sangre y estudios imagenológicos. Se requerirá un examen físico y la historia clínica para evaluar las posibles causas.

Los criterios diagnósticos para la pancreatitis son los siguientes:

El paciente presenta dolor epigástrico severo o dolor en el cuadrante superior izquierdo que empeora después de comer o beber alimentos particularmente grasos.

Los niveles de lipasa o amilasa tres veces más altos que el valor normal son un diagnóstico definitivo para la pancratitis.

Un valor mayor de 4 para la proporción de lipasa a amilasa sugiere fuertemente la causa alcohólica de la pancreatitis.

Además de los análisis de sangre, los profesionales de la salud pueden elegir uno o más de los siguientes exámenes por imágenes para el diagnóstico:

  • Ecografía abdominal
  • Ecografía endoscópica
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), utilizando un endoscopio para ayudar a obtener una radiografía de la bilis y los conductos pancreáticos
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM)

Prueba de función pancreática, una prueba que se realiza en algunos centros de los Estados Unidos. En este examen, se mide la respuesta de la secretina hormonal (secretada por el intestino delgado) contra el páncreas.

Los análisis de sangre de una persona que sufre de pancreatitis deben mostrar altos niveles de:

1.Enzimas digestivas (amilasa y lipasa) casi el triple de la cantidad normal
2.Niveles altos de azúcar en la sangre
3.Niveles altos de lípidos (grasas) en la sangre

Tratamiento de la pancreatitis

Su médico puede sugerir una visita al gastroenterólogo o cirujano para los siguientes procedimientos y medidas, dependiendo del tipo de pancreatitis que usted tenga:

  • Para sanar su páncreas, usted puede ser hospitalizado y restringido al apoyo nutricional intravenoso.
  • La cirugía está justificada si la causa subyacente de la pancreatitis son los cálculos biliares o alguna otra obstrucción de la bilis o de los conductos pancreáticos.
  • Los medicamentos y los antibióticos se administran por vía oral o intravenosa.
  • La dieta es baja en grasa y alta en líquidos con comidas frecuentes en porciones pequeñas.
  • Si el médico sospecha que la afección se debe a un medicamento en particular, es probable que dicho medicamento se interrumpa o se cambie por una alternativa más segura.
  • Se han sugerido terapias alternativas como yoga, ejercicio, meditación y acupuntura para aliviar el dolor.

Consideraciones dietéticas para pacientes con pancreatitis

El tratamiento para la pancreatitis puede involucrar el ayuno por un tiempo, para darle descanso a su páncreas. Durante este tiempo, se proporciona apoyo nutricional intravenoso. Una vez que la inflamación está contenida, se prescribe una dieta baja en grasa y muchos líquidos para acelerar la recuperación. Además, el consumo de alcohol está restringido si no se evita por completo para evitar que la pancreatitis empeore o se repita.

Remedios caseros para aliviar el dolor pancreático

La pancreatitis requiere atención médica inmediata. El tratamiento generalmente requiere líquidos intravenosos (IV), antibióticos y analgésicos. Sin embargo, usted puede probar algunos remedios naturales, junto con su tratamiento médico, para aliviar el dolor y la incomodidad asociados con la enfermedad.

He aquí algunas maneras efectivas de aliviar el dolor de la pancreatitis.

Aplicar una compresa caliente

Una compresa caliente es un remedio rápido y eficaz para el dolor abdominal superior debido a la pancreatitis. El calor de la compresa ayuda a relajar los músculos del abdomen, reduciendo así el dolor[3][4].

Es incluso útil para aliviar la inflamación.

  • Prepare una bolsa de agua caliente o caliente una almohadilla térmica a baja temperatura. Envuélvalo en una toalla pequeña y colóquela en el área dolorida durante 5 a 10 minutos. Repita según sea necesario.
  • Disfrutar de un baño o ducha caliente durante 15 a 20 minutos dos veces al día también ayuda a aliviar el dolor de estómago.

Precaución: Se debe tener cuidado al usar una compresa de agua caliente para reducir el riesgo de quemaduras.

Beba Vinagre de Sidra de Manzana

El vinagre de sidra de manzana es rico en propiedades antiinflamatorias. Ayuda a reducir el dolor abdominal relacionado con la pancreatitis. Su contenido natural de ácido ayuda a reducir el grosor de la bilis, evitando así la formación de cálculos en la vesícula biliar (una de las causas críticas de la pancreatitis aguda). Además, ayuda a mantener un peso corporal ideal y el contenido de grasa abdominal, lo que puede ayudar en el tratamiento de la pancreatitis[5].

  • Mezcle 1 cucharada de vinagre de manzana crudo sin filtrar en 1 taza de agua tibia.
  • Agregue una cucharadita de jugo de limón y miel.
  • Beba esta solución dos veces al día.

Tome Ácidos Grasos Omega-3

Los ácidos grasos omega-3 son grasas poliinsaturadas (PUFA) que son esenciales para el cuerpo humano pero que no pueden sintetizarse. Éstos están implicados en varias vías metabólicas del cuerpo humano. Los ácidos grasos omega-3 poseen propiedades antiinflamatorias y ayudan a reducir la inflamación y el dolor debido a la pancreatitis. Un estudio reporta que al aumentar el contenido de tejido de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3, puede haber una reducción de la inflamación sistémica en la pancreatitis aguda y de la fibrosis tisular en la pancreatitis crónica[6].

De acuerdo con un meta-análisis de 2015 publicado en Nutrientes, se encontró que la suplementación de ácidos grasos omega-3 reduce el riesgo de mortalidad y complicaciones infecciosas y disminuye la duración de las estancias hospitalarias de los pacientes con pancreatitis[7].

Para incluir ácidos grasos omega-3 en su dieta, consuma soja, linaza, nuez, canola, espinaca, camarones, almejas y pescados grasos como salmón, trucha y atún. También puede considerar tomar un suplemento previa consulta con un médico.

Disfrute del té de jengibre/alea

El jengibre ayuda a reducir la inflamación del páncreas y a aliviar el dolor gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Un estudio de 2013 publicado en el Journal of Preventive Medicine destacó los efectos antioxidantes y antiinflamatorios del jengibre[8].

Se han identificado casos agravados de pancreatitis con cáncer de páncreas. Un estudio publicado en Gastroenterology Research and Practice (2015) estableció que el jengibre y sus componentes son efectivos contra el cáncer de páncreas[9].

Beba un té de jengibre caliente para reducir el dolor. Para hacer té de jengibre, pele y corte en rodajas un pedazo de raíz de jengibre de 2,5 cm de largo. Ponga las rebanadas en 1 taza de agua caliente. Cúbrelo y déjalo reposar durante 10 minutos. Cuele, añada miel si lo desea, y bébala mientras esté caliente. También puede masticar las rodajas de jengibre.
También puede tomar ginger ale para aliviar el dolor.

Pruebe la terapia de acupuntura

La acupuntura es una forma segura y eficaz de aliviar el dolor y las molestias. Usada durante miles de años para una amplia gama de dolencias físicas y mentales, la acupuntura puede utilizarse para aliviar el dolor relacionado con la pancreatitis.

La acupuntura es un tipo de procedimiento que consiste en la estimulación de los puntos anatómicos del cuerpo mediante una variedad de técnicas. Las agujas finas, sólidas y metálicas penetran en la piel y son manipuladas por las manos o por estimulación eléctrica.

Un estudio de 2017 publicado en Pancreas estudió el efecto analgésico de la acupuntura en el dolor pancreático. Debido a que el resultado duró sólo una corta duración, se requieren estudios adicionales para validar el impacto de la acupuntura sobre el dolor visceral[10].

Otro estudio realizado en 2018 y publicado en Trials demostró la eficacia de la electroacupuntura para el alivio del dolor en pacientes con pancreatitis aguda[11].

La consulta con un médico es una necesidad antes de someterse a la terapia de acupuntura.

Consumir Cúrcuma

La cúrcuma posee propiedades que ayudan a combatir muchos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de páncreas. Las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma se pueden atribuir a su ingrediente bioactivo, la curcumina.

Un estudio de 2011 publicado en el Indian Journal of Medical Research sugirió que la curcumina podría atenuar el tejido pancreático y otras lesiones de órganos al inhibir la liberación de un marcador inflamatorio[12].

Otro estudio publicado en Pain Medicine (2016) informa que los suplementos curcuminoides pueden ser una estrategia segura y efectiva para mitigar la gravedad del dolor asociado con esta afección. Sin embargo, se justifican estudios adicionales rigurosamente realizados para definir la eficacia y seguridad a largo plazo de estos suplementos[13].

  • Hervir 1 cucharadita de polvo de cúrcuma en 1 vaso de leche o 2 vasos de agua. Beba esto dos veces al día.
  • También puede tomar de 400 a 600 miligramos de suplemento de curcumina hasta tres veces al día o con cada comida. Consulte siempre a su médico antes de tomar cualquier suplemento.

Nota: Evite las dosis altas de cúrcuma durante el embarazo, ya que puede poner en riesgo el embarazo. Use la cúrcuma con precaución si usted es diabético o sufre de cálculos biliares, trastornos de sangrado, etc.

Incluya los arándanos en su dieta

Las propiedades antiinflamatorias de los arándanos los convierten en un buen remedio para el dolor de la pancreatitis. Incluso reduce el daño vascular en el páncreas causado por la diabetes.

Los arándanos son ricos en antioxidantes, que protegen el páncreas del estrés oxidativo como resultado del daño causado por los radicales libres. Estas bayas también pueden reducir su riesgo de desarrollar condiciones severas como el cáncer de páncreas.

Según el Instituto Americano de Investigación del Cáncer, los arándanos tienen un gran número de fitoquímicos, particularmente antocianinas, que ayudan a inhibir el crecimiento del tumor y pueden disminuir la inflamación[14].

Incluya por lo menos 1 taza de arándanos frescos en su dieta diaria para mantener su páncreas saludable.

Tome hongos de Reishi

Los hongos Reishi contienen compuestos antiinflamatorios poderosos que pueden reducir la inflamación en y alrededor del páncreas. Esto, a su vez, reduce el riesgo de desarrollar pancreatitis.

También son ricos en fitoquímicos que previenen el daño de los radicales libres al cuerpo, reduciendo así el riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de páncreas.

Un estudio de 2014 publicado en Mediators of Inflammation encontró que los hongos son una fuente potencial de compuestos antiinflamatorios para aplicaciones médicas[15].

Otro estudio realizado en 2016 en ratones muestra el uso potencial de este hongo como una posible terapia para la pancreatitis crónica. Sin embargo, hay que trabajar más en temas humanos[16].

Cuando se toma por razones de salud, consumir este hongo en forma seca o en extracto. Está disponible en el mercado en forma líquida, en cápsula o en polvo.

Tome de 150 miligramos a 300 miligramos de hongos reishi dos veces al día para ayudar a aliviar la inflamación, en el proceso de estimular su sistema inmunológico.

Prevención de la pancreatitis

Para prevenir la pancreatitis, realice diferentes cambios en su estilo de vida para transformarse en una persona más saludable, como por ejemplo:

  • Limite su consumo de alcohol al mínimo. Evite fumar. Consulte a un médico si usted sufre de una adicción.
  • Elija un plan de dieta que sea alto en frutas, verduras y proteínas y que limite los carbohidratos y las grasas.
  • Manténgase hidratado bebiendo mucho líquido a lo largo del día.
  • En lugar de tomar café, tome té verde descafeinado, que es extremadamente bueno para su salud.
  • Incluya alimentos ricos en antioxidantes para combatir el daño de los radicales libres.

Consejos adicionales

  • Pruebe la meditación ya que ayuda a aliviar el dolor de las enfermedades crónicas.
  • Los factores de estrés mental y emocional afectan dramáticamente el dolor y la inflamación en el cuerpo. Por lo tanto, trate de reducir el estrés tanto como sea posible.
  • Beba jugo de aloe vera diariamente, ya que contiene una cantidad suficiente de compuestos antiinflamatorios, que pueden ayudar a reducir la inflamación del páncreas[17].
  • El jugo de papaya es otra fórmula rica en nutrientes que a menudo se usa para tratar la pancreatitis[18].

Complicaciones de la pancreatitis

Se pueden desarrollar varias complicaciones si un caso de pancreatitis no se trata de manera oportuna o apropiada.

  • Los seudoquistes son sacos que se forman como resultado de la recolección de líquidos y desechos, los cuales, al romperse, pueden ocasionar sangrado interno en el órgano y la subsiguiente infección.
  • Se presenta dificultad respiratoria, afectando el funcionamiento de los pulmones.
  • La diabetes es una complicación grave que puede surgir debido a la disminución de los niveles de insulina como resultado de la inflamación pancreática.
  • La pancreatitis crónica no tratada puede resultar en cáncer de páncreas.
  • La mala absorción de nutrientes puede llevar a una pérdida de peso involuntaria o a la desnutrición del individuo enfermo.
  • Debido a que la pancreatitis está asociada con diarrea, vómitos e incluso hemorragia interna, un episodio prolongado puede desencadenar un shock hipovolémico, que es una situación potencialmente mortal que ocurre debido a una pérdida de más del 20 por ciento del suministro de sangre o líquido del cuerpo.
  • Se puede presentar daño a otros órganos vitales, incluyendo los riñones, los pulmones y el corazón.

Cuándo ver a un médico

La pancreatitis se caracteriza por un páncreas inflamado, con síntomas que incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos, dificultades respiratorias y trastornos digestivos. Estos síntomas no son peculiares de la pancreatitis y a menudo se pueden confundir con alguna otra enfermedad.

Para obtener un diagnóstico adecuado, se recomienda que sus síntomas sean evaluados adecuadamente por un profesional médico. Esto es particularmente importante porque socavar su condición y no atenderla rápidamente puede dar lugar a una serie de complicaciones mucho más graves y potencialmente mortales.


Ahora solo te pediría el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales, para así llegar a más gente que pueda necesitar nuestra ayuda. Solo tienes que hacer click en uno de los botones que verás arriba. ¡Muchas Gracias!
Comentarios